Más incentivos para la vacunación de menores

Read original article at La Opinión

Esta semana, Esther Baltazar finalmente se animó a llevar a su hijo, Lucio Catalán de 14 años, para que reciba la vacuna contra el covid-19.

Acudieron a la oficina de Distrito del concejal Curren Price en el sur de Los Ángeles y después de todo, como recompensa, el joven recibió unos audífonos inalámbricos de la marca Beats by Dr Dre.

Baltazar cuenta que llevó al adolescente a vacunarse porque con el comienzo de las clases, teme que su hijo pueda contagiarse en la escuela.

“Si se llegara a contagiar [del virus] ahora pues no va a ser tan grave ahora con la vacuna”, mencionó.

Agregó que en el pasado, ella y su esposo se enfermaron de covid-19 y que a pesar de eso su hijo Lucio no se infectó. Esta situación, la llevó a creer que el menor era inmune al contagio y por eso no estaban interesados en que se vacunara.

“A mí me fue muy mal [con el covid] porque estuve tres días en el hospital y ya le dije [a mi hijo] que tiene que cuidarse porque es muy feo no poder respirar”, dijo Baltazar.

Dicho evento fue uno de varios que se están llevando a cabo para incentivar a las comunidades, principalmente de color y a los jóvenes, a que se vacunen. Con el aumento de los casos debido a la variante Delta, el virus está afectando de manera desproporcional a las comunidades latinas y afroamericanas.

Para mantener informados a los residentes, el concejal Price —que representa al Distrito 9— se unió a la clínica AltaMed Health Services para inocular a la mayor cantidad de personas del área.

José Ugarte, portavoz del concejal Curren Price, dijo que los jóvenes de 12 a 20 años recibieron como regalo unos audífonos inalámbricos Beats, valorados en $299.

Las personas mayores de 21 años recibieron tarjetas de regalo de Northgate Market.

Padres de familia vacunados para proteger a sus hijos

Al evento también llegó María Ávila junto a su hija Dianely Gutiérrez, de 18 años de edad.

La joven ya estaba inoculada pero su mamá, recién acudió a obtener su primera dosis de la vacuna ya que dio a luz a sus gemelos hace tres semanas y por órdenes del doctor, le indicaron que esperara a inmunizarse hasta después del parto.

Ávila dijo que con los bebés en el hogar ahora ya se siente más a gusto que todos estén vacunados para proteger a los pequeños que aún no tienen acceso a la vacuna. No obstante, piensa en que su hija está a punto de comenzar clases en la universidad y teme un poco a que pueda infectarse y llevar el virus al hogar.

Dianely Gutiérrez dijo que sí ha escuchado decir a sus amigos que le temen a la vacuna. “Ellos piensan que les va a pasar algo pero yo creo que es mejor que se la pongan antes de entrar a la escuela y estar a salvo”, expresó la joven.

Por su parte Teodoro Valencia, quien llegó al lugar a inocularse, dijo que desconocía que estaban dando incentivos para los jóvenes, de otro modo hubiera llevado de una vez a su hija de 13 años a recibir la vacuna.

Comentó que al principio no quería vacunarse pero tuvo que hacerlo porque su padre, quien está hospitalizado desde hace seis meses, tiene un sistema inmune delicado y recientemente los hospitales comenzaron a pedir prueba de la vacuna o la prueba del covid-19 antes de entrar a visitar a los pacientes.

“Yo de plano no quería vacunarme, aparte no me gustan las agujas pero [lo hice] por mi papá porque le hacen diálisis cada tres días y nos quedamos con él”, dijo
Valencia.

No obstante, el padre de familia aseguró que se siente preocupado con el regreso a clases ya que ha sido problemático a la hora de entrar a los campus escolares en su intento por verificar que todos estén a salvo del virus.

“Es un riesgo porque los niños son niños y a veces se quitan las mascarillas y si alguno se enferma y no están vacunados, podrían llevar [el virus] a casa”, dijo. “Ellos nos pueden contagiar”.

Valencia dijo que su hija mayor, de 13 años, estaba contenta de regresar a clases después de un año en ausencia pero que su hija menor, de 7 años, tenía temor inicialmente. El padre de familia aseguró que en cuanto tenga la oportunidad vacunará a su hija mayor. Espera que pueda hacerlo esta misma semana.

Respondiendo a las preguntas

Gabriela Rivera, enfermera de AltaMed, dijo durante el evento que las preocupaciones más comunes de la comunidad con respecto a la vacuna, son los efectos secundarios.

“La mayoría de las personas siente como un dolor de cabeza leve, fatiga, dolor en el brazo que le colocaron el inyectable y se sienten cansados”, indicó. “En algunos casos, muy raros, las personas pueden sentirse deshidratadas cuando reciben la segunda dosis”.

José Ugarte, portavoz del concejal Curren Price, dijo que los números de vacunas en el Distrito 9 continúan siendo bajos y que aún hay renuencia de recibir la vacuna por diferentes razones en una la comunidad, que es casi 80% latina y 20% afroamericana.

“Algunos dicen que no tienen tiempo de vacunarse, otros no están informados, entonces les ofrecemos incentivos para que lo hagan”, agregó.

El Distrito 9 también cuenta con una clínica móvil, en la que se ofrecen vacunas contra el covid-19. Las dosis de Pfizer y Johnson & Johson están disponibles para personas de 12 años o más.

La atención es de martes a sábados de 9:00 a.m. a 3:00 p.m. en South LA Westlands Park, ubicado en la 5413 S. Avalon Blvd. Los Ángeles, CA 90011; no se requiere cita

 


Showing 1 reaction

  • Dedee Verdin
    published this page in In the News 2021-08-30 00:49:34 -0700
Community Calendar Report a Neighborhood Issue Business Resource Center