Councilman Curren Price in the News

Share

Councilman Curren Price in the News

Share

Councilman Curren Price in the News

Share

Councilman Curren Price in the News

Share

Councilman Curren Price in the News

 

 

Share

Street vendors face crackdowns, but selling indoors takes a lot of savvy and money

Read original article at KCRW

For more than 20 years, Amelia Perales has been waking up just about every morning at 5 a.m. to start cooking. 

“The birria I prepare is my parents' recipe,” she says, standing behind her food stand Tacos Los Cachoritos. “It has the blood of my parents in it.”

You can find her on weekend nights on E 21st Street, a narrow industrial road just off Alameda at the new Alameda Night Market. 

For years, she sold birria tacos and ramen at the old Avenue 26 Night Market in Lincoln Heights, which became popular during the pandemic due to social media. But earlier this month, LA city officials shut it down. LA City Councilmember Gil Cedillo cited “illegal alcohol sales, public defecation and urination, and crime and violence” as reasons why. Neighbors had complained too about blocked streets and sounds of gunshots.

With the market closed, Perales and a couple dozen other vendors were without a home.

The future of LA’s street markets often rests in the hands of a few elected officials who, with a phone call or stroke of a pen, can decide whether or not they stay open. 

Popping up here and there makes it hard to build a business and to establish a cultural space in neighborhoods.  But moving indoors can be expensive for mom-and-pop operations, which are often run by immigrants unprepared to deal with city and county rules.

“We want to be able to pop up and not have to worry about anything. But the city makes it impossible to feel that way,” says Elizabeth Calderon, who runs the dessert stand BabyCakes and is one of the organizers of the new Alameda Night Market. “So we just got to do it. We got to do what we got to do, right?”

This new market is in the district of City Councilmember Curren Price, who checked it out for the first time last weekend. 

“I have a lot of vendors in my district,” Price says. “As we come out of this pandemic, we ought to be supporting businesses of all sizes, especially these microbusinesses.” 

Price says that while he supports this new open air market, he sees these vendors eventually moving into a brick and mortar storefront or a food truck. But that can often be out of reach for many vendors, says Nellie Tran, who runs the soon-to-be open Blossom Market Hall in San Gabriel. 

“I wish it were easier for street food vendors to set up a restaurant,” Tran says. “But there are so many barriers with the rules [and the] health and business codes.” 

Tran says food halls like hers could be a possible solution. Several have opened around LA in the last few years. Tenants share the cost of rent, and benefit from other vendors attracting customers. Plus they’re private businesses, not subject to the whims of an elected official. 

Jose Galindo, one of the Alameda Night Market organizers, says he’s looking to rent one of the warehouses near the new street market to protect the vendors from being evicted again. 

“We need something to take us off the streets more than anything, provide something safer for ourselves, our children,” Galindo says. “I think ... it's the best fit for all of us.”

Share

Existe apoyo económico para el funeral de familiares víctimas de la pandemia

Read original article at La Opinión

Los contagios de covid-19 continúan en aumento y, aunque en números más pequeños, las muertes también.

En un esfuerzo por continuar ayudando a los familiares de fallecidos a causa de la pandemia, autoridades a nivel federal y local están proveyendo financiamiento para los costos funerales.

En el sur de Los Ángeles, el concejal Curren Price estableció un fondo de duelo de $200,000, que proporcionará asistencia financiera para los gastos funerarios relacionados con covid-19.

La organización All People’s Community Center se encargará de ofrecer los reembolsos de hasta $1,000 por gastos funerarios a través del “Programa de duelo CD 9”.

Angelina Valencia, portavoz del concejal Price, dijo que, para que las familias califiquen para el programa, la persona que falleció debió haber vivido en el distrito 9 de la ciudad de Los Ángeles.

Añadió que este programa es parte de los programas locales en respuesta al covid-19 y no importa el estado migratorio de las personas para calificar para el apoyo.

“Ya hemos estado haciendo entrega de pañales, de comida, hemos hecho las ferias de vacunas e intentamos hacer todo lo posible por ayudar a las familias afectadas”, dijo Valencia.

El concejal Price explicó en un comunicado que la pandemia del covid-19 ha traído un dolor abrumador a muchas familias en su comunidad la cual esta compuesta primordialmente por latinos y afroamericanos.

“Aunque nunca podremos eliminar el dolor y el sufrimiento de quienes están de luto por el fallecimiento de un ser querido, mi oficina está trabajando para brindar el alivio financiero que tanto necesitan para ayudar a nuestros vecinos a sobrellevar su pérdida”, dijo Price.

Hasta el momento la oficina del concejal Price es la primera que crea este programa para ayudar a las familias de fallecidos por covid-19.

Las personas que vivan en el distrito 9 y quieran saber si son elegibles para esta ayuda, los residentes pueden llamar a All Peoples Community Center al (213) 747-6357 o visite www.allpeoplescc.org.

FEMA

A nivel nacional, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) continúa ayudando a las familias como parte de la Ley de Asignaciones Suplementarias de Respuesta y Alivio del Coronavirus de 2021 y la Ley del Plan de Rescate Estadounidense de 2021.

Hasta el momento FEMA ha otorgado más de $1,000 millones para ayudar a cerca de 155,000 personas a cubrir los gastos fúnebres por covid-19 para los fallecimientos ocurridos a partir del 20 de enero de 2020.

Las determinaciones de elegibilidad no son basadas en la ubicación o jurisdicción; sin embargo, son determinadas según la fecha en que el solicitante presenta todos los documentos necesarios.

Para las muertes que ocurrieron después del 16 de mayo de 2020, el certificado de defunción debe indicar que la muerte se atribuyó al covid-19.

Respecto a las víctimas mortales que ocurrieron entre el 20 de enero y el 16 de mayo de 2020, cualquier certificado de defunción que no atribuya la causa de la muerte al covid-19 debe ir acompañado de una declaración firmada que incluya al covid-19 como causa o causa contribuyente de la muerte.

Los familiares deben presentar un certificado de defunción oficial que demuestre que la muerte de su ser querido ocurrió dentro del país, incluyendo el Distrito de Columbia y los territorios de  Estados Unidos.

Para calificar la persona debe ser ciudadano, residente o extranjero que incurrió en gastos de funeral el 20 de enero de 2020 o después de esa fecha. El ser querido tiene que haber fallecido dentro de Estados Unidos o sus territorios.

Para solicitar asistencia e información pueden llamar al 844-684-6333 de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 9 de la noche, (hora del este). Hay ayuda en diferentes idiomas incluyendo español.

Actualmente el condado de Los Ángeles no esta ofreciendo ayuda directa para pagar los gastos funerarios a personas que fallecieron por covid-19 pero se han asociado con FEMA para dirigir a todos los necesitados hacia su programa.

Enviando el cuerpo a México

El consulado de México en Los Ángeles continúa la asesoría para la repatriación de cuerpos. Sin embargo, representantes del consulado indicaron que no todos los estados están aceptando cuerpos que hayan fallecido a causa del covid-19.

Para aquellos que quieran repatriar el cuerpo de su familiar o las cenizas humanas a México, es necesario visar y certificar en el consulado de México el acta de defunción del finado que especifique la causa de muerte y lugar de destino final correcto.

Si la causa está pendiente/diferida, se debe presentar la carta del forense certificando si la muerte no fue ocasionada por enfermedad contagiosa.

El trámite es gratuito y generalmente lo realiza la funeraria ante el consulado. El horario de atención al público es de 7 de la mañana a 1 de la tarde de lunes a viernes. La entrega es el mismo día.

Para más información sobre este servicio puede llamar al (213) 351-6800 extensión  2421 o extensión 2405 o envíe un email a [email protected]

Para solicitar ayuda:

Consulado de México

Para más información sobre este servicio puede llamar al (213) 351-6800 extensión  2421 o extensión 2405 o envíe un email a [email protected]

FEMA

Para solicitar asistencia e información pueden llamar al 844-684-6333 de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 9 de la noche, (hora del este). Hay ayuda en diferentes idiomas incluyendo español.

Distrito 9

Las personas que vivan en el distrito 9 y quieran saber si son elegibles para esta ayuda, los residentes pueden llamar a All Peoples Community Center al (213) 747-6357 o visite www.allpeoplescc.org.

Share

Desde tacos hasta pizzas gratis, entre los incentivos para que se vacunen contra COVID-19 los residentes del condado de Los Ángeles

Read original article at La Opinión

Desde tacos y pizza gratis hasta entrega de dispositivos electrónicos son solo algunos de los incentivos que se han ofrecido para que los residentes del condado de Los Ángeles se vacunen contra el COVID-19.

El aumento de los casos diarios de coronavirus en el condado de Los Ángeles preocupa al Departamento de Salud Pública a intentar cualquier recurso para conseguir que el público se vacune.

Las autoridades reportaron este domingo 2,781 nuevos casos por el COVID-19, así como 10 fallecidos y 1,746 personas hospitalizadas relacionadas con esta enfermedad.

Este incremento se debe principalmente a la presencia de la variante Delta del virus SARS CoV-2, que es más contagiosa comparada con cepas anteriores.

Las autoridades también decidieron ampliar los horarios y días de servicio para que puedan vacunarse los residentes que no pueden asistir durante la semana debido a sus horarios de trabajo.

Cualquier residente mayor a los 12 años o que trabaje en el condado de Los Ángeles es elegible a recibir la vacuna contra el coronavirus.

Los jóvenes que acudían a vacunarse a la oficina de Distrito del concejal Curren Price, en el sur de Los Ángeles, recibían como recompensa unos audífonos inalámbricos de la marca Beats by Dr Dre.

Más del 60% de los residentes del condado han sido vacunados

Se calcula que más de 5 millones y medio de residentes del condado de Los Ángeles ya han recibido las dos dosis de la vacuna contra el COVID-19, lo que representa casi el 63% de su población.

Las autoridades también han endurecido los ordenamientos para que la población elegible se vacune.

En el reciente regreso a clases, los estudiantes del condado debían presentar comprobantes de vacunación o pruebas negativas a exámenes de coronavirus para poder ingresar a los campus.

El Distrito Escolar Unificado de Culver City,en el área de Los Ángeles, informó que, tanto la población estudiantil mayor a los 12 años como los trabajadores, debían certificar que ya han sido inmunizados contra el coronavirus, y estimaban que para el 19 de noviembre próximo el 100% de su matrícula debería contar con la vacuna.

Los alumnos menores de 12 años quedan excluidos debido a que es un sector de la población que todavía no es elegible de ser inoculados.

Además de los certificados o pruebas negativas, todos los estudiantes, profesores y empleados de las escuelas deben utilizar las mascarillas faciales mientras permanezcan en los espacios públicos interiores.

Los mandatos también alcanzaron a los empleados de Los Ángeles.

El Concejo de la ciudad emitió el ordenamiento para que todos los trabajadores municipales presenten un certificado de vacunación antes del 20 de octubre para poder continuar con sus labores.

Ya sea por las buenas o ejerciendo la mano dura, las autoridades de salud del condado de Los Ángeles pretenden incrementar a corto plazo el número de residentes vacunados por completo contra el COVID-19.

Share

Más incentivos para la vacunación de menores

Read original article at La Opinión

Esta semana, Esther Baltazar finalmente se animó a llevar a su hijo, Lucio Catalán de 14 años, para que reciba la vacuna contra el covid-19.

Acudieron a la oficina de Distrito del concejal Curren Price en el sur de Los Ángeles y después de todo, como recompensa, el joven recibió unos audífonos inalámbricos de la marca Beats by Dr Dre.

Baltazar cuenta que llevó al adolescente a vacunarse porque con el comienzo de las clases, teme que su hijo pueda contagiarse en la escuela.

“Si se llegara a contagiar [del virus] ahora pues no va a ser tan grave ahora con la vacuna”, mencionó.

Agregó que en el pasado, ella y su esposo se enfermaron de covid-19 y que a pesar de eso su hijo Lucio no se infectó. Esta situación, la llevó a creer que el menor era inmune al contagio y por eso no estaban interesados en que se vacunara.

“A mí me fue muy mal [con el covid] porque estuve tres días en el hospital y ya le dije [a mi hijo] que tiene que cuidarse porque es muy feo no poder respirar”, dijo Baltazar.

Dicho evento fue uno de varios que se están llevando a cabo para incentivar a las comunidades, principalmente de color y a los jóvenes, a que se vacunen. Con el aumento de los casos debido a la variante Delta, el virus está afectando de manera desproporcional a las comunidades latinas y afroamericanas.

Para mantener informados a los residentes, el concejal Price —que representa al Distrito 9— se unió a la clínica AltaMed Health Services para inocular a la mayor cantidad de personas del área.

José Ugarte, portavoz del concejal Curren Price, dijo que los jóvenes de 12 a 20 años recibieron como regalo unos audífonos inalámbricos Beats, valorados en $299.

Las personas mayores de 21 años recibieron tarjetas de regalo de Northgate Market.

Padres de familia vacunados para proteger a sus hijos

Al evento también llegó María Ávila junto a su hija Dianely Gutiérrez, de 18 años de edad.

La joven ya estaba inoculada pero su mamá, recién acudió a obtener su primera dosis de la vacuna ya que dio a luz a sus gemelos hace tres semanas y por órdenes del doctor, le indicaron que esperara a inmunizarse hasta después del parto.

Ávila dijo que con los bebés en el hogar ahora ya se siente más a gusto que todos estén vacunados para proteger a los pequeños que aún no tienen acceso a la vacuna. No obstante, piensa en que su hija está a punto de comenzar clases en la universidad y teme un poco a que pueda infectarse y llevar el virus al hogar.

Dianely Gutiérrez dijo que sí ha escuchado decir a sus amigos que le temen a la vacuna. “Ellos piensan que les va a pasar algo pero yo creo que es mejor que se la pongan antes de entrar a la escuela y estar a salvo”, expresó la joven.

Por su parte Teodoro Valencia, quien llegó al lugar a inocularse, dijo que desconocía que estaban dando incentivos para los jóvenes, de otro modo hubiera llevado de una vez a su hija de 13 años a recibir la vacuna.

Comentó que al principio no quería vacunarse pero tuvo que hacerlo porque su padre, quien está hospitalizado desde hace seis meses, tiene un sistema inmune delicado y recientemente los hospitales comenzaron a pedir prueba de la vacuna o la prueba del covid-19 antes de entrar a visitar a los pacientes.

“Yo de plano no quería vacunarme, aparte no me gustan las agujas pero [lo hice] por mi papá porque le hacen diálisis cada tres días y nos quedamos con él”, dijo
Valencia.

No obstante, el padre de familia aseguró que se siente preocupado con el regreso a clases ya que ha sido problemático a la hora de entrar a los campus escolares en su intento por verificar que todos estén a salvo del virus.

“Es un riesgo porque los niños son niños y a veces se quitan las mascarillas y si alguno se enferma y no están vacunados, podrían llevar [el virus] a casa”, dijo. “Ellos nos pueden contagiar”.

Valencia dijo que su hija mayor, de 13 años, estaba contenta de regresar a clases después de un año en ausencia pero que su hija menor, de 7 años, tenía temor inicialmente. El padre de familia aseguró que en cuanto tenga la oportunidad vacunará a su hija mayor. Espera que pueda hacerlo esta misma semana.

Respondiendo a las preguntas

Gabriela Rivera, enfermera de AltaMed, dijo durante el evento que las preocupaciones más comunes de la comunidad con respecto a la vacuna, son los efectos secundarios.

“La mayoría de las personas siente como un dolor de cabeza leve, fatiga, dolor en el brazo que le colocaron el inyectable y se sienten cansados”, indicó. “En algunos casos, muy raros, las personas pueden sentirse deshidratadas cuando reciben la segunda dosis”.

José Ugarte, portavoz del concejal Curren Price, dijo que los números de vacunas en el Distrito 9 continúan siendo bajos y que aún hay renuencia de recibir la vacuna por diferentes razones en una la comunidad, que es casi 80% latina y 20% afroamericana.

“Algunos dicen que no tienen tiempo de vacunarse, otros no están informados, entonces les ofrecemos incentivos para que lo hagan”, agregó.

El Distrito 9 también cuenta con una clínica móvil, en la que se ofrecen vacunas contra el covid-19. Las dosis de Pfizer y Johnson & Johson están disponibles para personas de 12 años o más.

La atención es de martes a sábados de 9:00 a.m. a 3:00 p.m. en South LA Westlands Park, ubicado en la 5413 S. Avalon Blvd. Los Ángeles, CA 90011; no se requiere cita

 

Share

Curren Price wants answer to response following South LA fireworks blast

Read original article at Our Weekly

Citing discrepancies in the city’s response to compensate nearby residents after a July 11 sewage spill on the westside and a destructive fireworks explosion on June 30 in South Los Angeles, Councilmen Curren Price and Mike Bonin have co-introduced a motion to instruct a report on the city’s protocols providing compensation to victims of city-caused disasters.

“The discrepancy of these two responses, with (LA Sanitation and Environment) subsidizing residents to relocate due to the Hyperion sewage spill, versus households displaced by the LAPD explosion being left to wait for assistance found by their council member, lays bare inequities in the response by city departments to various communities throughout the city.’’

The motion—which was also co-introduced with Council President Nury Martinez—would instruct the Department of Civil + Human Rights and Equity’s Office of Racial Equity to report on an equity framework for all departments to use when providing victim compensation in the event of a city-caused accident or disaster. That framework would take a “culturally informed approach’’ and include considerations of public notifications in accessible languages and forms.

The June 30 detonation on East 27th Street, near San Pedro Street, sent 17 residents and first responders to hospitals, destroyed a bomb squad truck and damaged 22 residences, 13 businesses and 37 vehicles.

A preliminary investigation into the blast by the Bureau of Alcohol, Tobacco and Firearms and Explosives’ National Response Team found that the Los Angeles Police Department bomb squad significantly underestimated, based on a visual assessment, the weight of explosive material being loaded into the truck for detonation.

Displaced families were initially housed in local motels through Councilman Curren Price’s office, which also established a $1 million emergency fund The city later rented 29 “corporate housing’’ units fit for long-term residency. As of Tuesday, more than 80 people from 25 households were living in the units.

Two families blamed the blast for the death of two elderly men in the weeks after the blast. Auzie Houchins, 72, and Ramon Reyes were evacuated from their homes without their oxygen tanks, according to South Central Neighborhood Council Vice President Ron Gochez, who said that both men already suffered from illnesses.

“When Houchins was taken to the motel, where the families were relocated to, the family says the food that they were provided by the city was really unhealthy and they had a lot of really sugary snacks. So, he was a diabetic and that really didn’t help at all and his blood pressure went through the roof,’’ Gochez said.

In the westside incident, 17 million gallons of untreated sewage flooded the Hyperion Water Reclamation Plant and discharged one-mile into the ocean. To help residents’ quality of life amid the bad odor during cleanup and repairs at the facility, Los Angeles offered residents reimbursements for either air conditioning units or a hotel room from July 22-29.

“While this LASAN compensation is welcome and appropriate, the same level of assistance and compensation has not been offered by other city agencies in other circumstances, impacting less affluent communities and communities of color,’’ the motion stated.

Share
Community Calendar Report a Neighborhood Issue Business Resource Center